Explore los pasillos de la Torre de Londres

A lo largo de 900 años, la Torre de Londres ha servido para distintas facetas. Ha sido Palacio Real, sitio de encuentros lúdicos, prisión de ejecuciones y torturas, centro de batallas de caballeros y Fortaleza de su Majestad. Ha dominado como ícono la ciudad de Londres. Hoy en día está abierto al público en general por lo que debe ser sin duda un destino obligado para aquellos que planean un viaje a Londres.

Son varias las actividades que se pueden realizar hoy en día en la Torre, se puede pasear sus edificios y ver sus exposiciones: las Joyas de la Corona y los Arsenales Reales.

En el tour Yeoman Warder, conocerá historias de intrigas, ejecuciones, torturas y encarcelamientos.

Los Yeoman Warders, apodados beefeaters (comedores de carne), constituyen toda una atracción y su historia data de nada menos que el reinado de Eduardo IV (1461-83).

Se supone que su sobrenombre se debe a la posición que ocupaban en el cuerpo de guardaespaldas reales, que en tiempos les permitía comer toda la carne de la mesa del rey que quisieran. Este curioso tour dura aproximadamente una hora y comienzan cada 30 minutos cerca de la entrada principal.

También es importante que no deje pasar la Torre Blanca, que originariamente fue construida para aplicar orden y la sumisión en los ciudadanos de Londres, así como disuadir ataques enemigos.

En la Torre Blanca, disfrutará de la oportunidad de probar armas antiguas y entender cómo se sentían los caballeros de la época. Podrá probarse un guantelete, levantar un mosquete, utilizar un arco e incluso blandir una espada. Este tour de la Torre Blanca proporcionará información a los visitantes sobre la hermosa Capilla Real de san Juan, además de las famosas armaduras del monarca y déspota Enrique VIII. Tampoco se pierda la exposicion Fit for a King, para aprender más sobre las armas y armaduras de figuras históricas.

Sin duda la Torre de Londres tiene muchos secretos a ser develados por los fanáticos de la historia londinense.