Quién No ha Soñado con Una Noche en París

Quien no ha soñado con cumplir esto ¨una noche en Paris¨ es mucho pedir? , posiblemente pero en ningún sentido imposible, Paris es pura magia en el sentido en el que uno la mire, y una noche en ella puede hacer que renazcan en nosotros sensaciones y admiración, por algo es la ciudad mas romántica del mundo, hay quienes la elijen para pedir la mano de la persona amada, hay tantas variantes entre sus diferentes opciones que una noche podría quedarse corta, pero podemos hacerla en demasía intensa, inolvidable y sobre todo muy pero muy especial.

Visitar París de noche puede hacer que Ud. querido viajero se enamore completamente de esta ciudad y pueda llegar hasta cuestionarse el quedarse a admirar esa magia el resto de sus días, si, la absoluta magia de Paris puede llegar a producir eso en las personas, hay quienes han venido por 15 días como mucho, y de eso han pasado mas de 6 años, encanta, atrapa, alucina, le cuento con qué. Pues hablemos de cómo sería una noche perfecta en París.

La noche es un momento perfectísimo para hacer imprescindibles cosas en París, como contemplar la iluminación de la Ciudad de la luz, como es conocida en el mundo, a través de un crucero por el Sena, una cena romántica, acudir a un espectáculo en el mundo único, como lo puede ser el conocido Moulin Rouge, o pasear por los Campos Eliseos o el barrio latino, las opciones son muchas, pero ninguna sin el toque carismático de la una noche en Paris, esplendida.

Vamos a hacerle un pequeño itinerario para una noche perfecta:

- Cruceros por el Sena nocturnos
- Paseos y caminatas nocturnas por París
- París de marcha marcha y marcha, pubs, discotecas, bares.
- Cenar en París
- Asistir a espectáculos típicamente parisinos

Y hablemos de que la imaginación hace mucho también con tantas opciones, pero hay algo que será un denominador común en cualquier actividad que decida realizar:

La ciudad de la luz en acción, a que nos referimos? A Paris entero iluminado, cuando la noche cae en esta ciudad no es en absoluto nada oscura, todo multiplica su encanto más aun, los tonos son espectaculares en los monumentos y los edificios principales, con esas luces perfectamente cuidadas, si la mayoría de la gente suele decir que perderse un crucero por el Sena seria un pecado, también debe decirse que doble pecado seria perderse la noche de parís, porque así como de día es un espectáculo inigualable, de noche es la segunda versión más perfecta del mismo admirable espectáculo.

Y todo eso hará que una noche en París pueda llegar a ser viajero una de las mejores cosas que hizo al viajar a visitar alguna ciudad del mundo.