Tables para niños

Esto es lo que sucede hoy en día: Las ventas de portátiles y sobremesa en franco descenso y las ventas de tablets en rápido incremento, se puede asegurar que la época del ordenador llega a su ocaso y lo más lógico conducir nuestro interés a la tablet.

Señalemos la ligera diferencia entre la movilidad y portabilidad que presenta cada uno. Si deshacerse de cables es el gran objetivo a conseguir, no cabe duda el tablet tiene las de ganar, porque su reducido tamaño lo vuelve mucho más ligero y manejable hasta con una sola mano.

Ahora bien, se tiene que tener en cuenta las tareas que se desarrollarán, porque para revisar correos, navegar por internet o escuchar música, con una tablet le damos solución, aunque si se hace mucho uso de la memoria, al tener mayor consumo de energía igual necesitaremos de cables. Por otro lado, si se quiere reproducir películas, disfrutar de videojuegos o mover variedad de gráficos con una tablet no tendremos mucha movilidad.

Si hablamos de videojuegos para pc, o incluso de otro tipo de servicios algunas tienen sus versiones alternativas para tablet infantiles, pero no son ni de lejos igual de potentes que lo son en un móvil porque las funciones limitadas del tablet no lo permiten.

Entonces si se requiere de trabajos de edición de imagen profesional, archivos multimedia, videojuegos, etc. no resolvemos con una tablet, se tiene que trabajar con un ordenador portátil o de sobremesa. Pero eso no evita que la tablet se vuelva un gadget reconocido sobradamente que viene a complementar al portátil.

En cuanto al trabajo de oficina, entre tablet y portátil se llega a un empate dependiendo del trabajo a realizar. Tanto en Internet como en los bancos de aplicaciones de cada uno de los sistemas para tablets hay infinidad de aplicaciones y capacidades de productividad y de ofimática. Mantenerse conectado con la oficina mientras se está de viaje o a lo largo de las vacaciones es, de hecho, mucho más fácil con un tablet que con un portátil.

Por otro lado, trabajar con un teclado, un ratón y una pantalla más grandes en un escritorio es en gran manera más cómodo que con diez dedos encima de una pequeña pantalla. En este caso gana claramente el PC.

En el caso de querer reproducir vídeo y audio, tablets y PC ofrecen similares condiciones de acuerdo a esta página. Eso si, una tablet infantil no dispone de una tarjeta de sonido ni calidad de audio en altavoces muy potente. La diferencia está más que todo en la calidad y tamaño de pantalla. Estos son aspectos a tener en mente al decidirnos a comprar.