Métodos para Controlar el Estrés Diario

Controla el estrés

Cuál es el principio de nuestro estrés. Si pensamos en un triángulo con algunas palabras en sus vértices notaremos determinados aspectos clave.

El ángulo superior del triángulo equilátero de nuestro prototipo se llama "foco"; el ángulo inferior derecho se llama "Fisiología" y el ángulo inferior izquierdo se llama "Lenguaje".

En nuestro diagrama exponemos de qué forma nuestro Foco interactúa con nuestra Fisiología y nuestro Lenguaje, es decir, con nuestra persona mental y física.

Al hablar expresamos nuestro enfoque, una persona desesperada por las tareas piensa si logrará concluir en el día con todo, eso afecta su fisiología, por citar un caso, se encoge del mismo modo que si cargara un peso grande encima.

Estas conductas que consentimos son un espejo del estrés en que nos encontramos envueltos. El foco nos sirve para salir adelante o para acabarnos.

El foco se ve solicitado todo el tiempo por 3 áreas tales como el miedo, las exigencias de otros y los placeres inmediatos.

El estrés se manifiesta de maneras tan simples como en el momento que escapamos de las tareas que nos sobrecogen, al perseguir cautivar a todos sin pensar en nosotros propiamente o toda vez que pretendemos placeres inmediatos que desperdician nuestro caudal de energía.

Si consideras si existe cierto modo de superar esto, la respuesta es sí, corresponde "cambiar el foco". Aquí se presentan los pasos.

tres sencillos pasos para aprender a enfocar.

1) Analizar la coyuntura con una visión objetiva.

Paso 2: Conseguir una visión optimizada de la coyuntura (tener la visión rigurosa de cómo te gustarían que fueran las cosas).

Paso 3: Hacer la situación como verdaderamente tú desees (llevar a la realidad tu visión).

El poderío desatado mediante este esquema es formidable, ya el veinte por ciento de las acciones consigue el 80 por ciento de los frutos, así lograrás potenciar tu productividad y conseguir tus objetivos