La Visión Mueve al Éxito a los Hombres

No sólo en el área material, sino que cuentan en su haber con un don de recursos que parece no tener fin. Que aspiran a conseguir sus objetivos Esta clase de personas nos sorprenden y nos inspiran, en cambio otros nacidos en lo que llamaríamos cuna de oro fracasan.

Estrepitosamente una y otras en todos los aspectos de la vida? ¿Qué fuerza misteriosa favorece a los primeros y desfavorece a los segundos? Esa fuerza es la visión.

Sí, como lo has oído: los primeros tienen una clara visión de sí mismos, de sus objetivos y de sus aptitudes, en cambio los segundos carecen de ella: tienen una visión negativa de sí mismos y las circunstancias que los rodean. La visión hace la diferencia.

A fin de desarrollar esa visión, has de saber que no tiene que haber espacio para pensamientos negativos o lóbregos; tú eres el encargado de que esa visión se desarrolle y funcione hasta que cumpla la premisa de aumentar tu productividad tus posibilidades de lograr lo que te propongas.

¿Resulta ilógico que una visión pueda lograr ese objetivo? Pues, no lo es para nada. Las grandes visiones se apoyan en grandes ideas y grandes novedades.

Fíjate que si te concentras en una área del ciclo de la vida que quieres enriquecer mediante tu visión, una serie de cosas empiezan a darse: te imaginas lo que siempre soñaste para esa área (supongamos que es tu carrera) y ya ves las innovaciones que podrías hacer en esa área, innovación de tus estudios, asociación con otras personas afines para lograr nuevas metas...Eso tiene lugar porque ya tienes una visión para tu vida en ese área.

Y para fortificar todo este conocimiento debes conocer el Ciclo del Éxito.

El ciclo de éxito comprende dos movimientos, ascendente o descendente, eres tú quien guía el flujo de ese movimiento hacia arriba o hacia abajo.

Me explico:

Si la visión respecto a tus planes es positiva, a la primera señal de éxito, tu dices: Estaba seguro que lo lograría...

Mas ahora, si con bastante facilidad pierdes el entusiasmo o cuentas con una pobre visión de tus capacidades, el más pequeño rastro de fracaso o un bloqueo dirás: Ya sabía que no lo lograría...

La retroalimentación del ciclo del éxito no es casual, dependerá de nuestra visión

Nuestros tres pasos aquí son:

- Establecer que ya tenemos una visión de nosotros mismos y de nuestra situación.

- Trabajar para hacer de esa visión un elemento positivo y esto al mismo tiempo te ayudará a disminuir el estrés (3)

- Encaminarnos al área de nuestra vida que en primer lugar pretendemos impulsar y poseer una visión sincera de nuestro éxito en esa zona, conocedores de que la visión forma los resultados de nuestro actuar.