Cómo Triunfar Trabajando de modo Inteligente

Principio de Pareto

(Regla de 80/20)

El 80% de tu éxito viene como producto del 20% de tu tiempo y esfuerzo.

Y por otro lado, el 80 por ciento de tu tiempo de trabajo únicamente contribuye en 20% a tu suceso auténtico. El secreto está en que te enfoques en ese 20% que fomenta tu éxito, ya que el resto del tiempo se desenfoca, desperdiciándose en asuntos de mínima relevancia o corta duración en el tiempo. Como vemos, el principio de Pareto sugiere expandir el enfoque en ese 20% que ciertamente ayuda al éxito.

Un desacierto muy común es ver al trabajo como un bloc de tareas cuya importancia no diferencia una de otras. Si sostenemos esta visión, cometeremos el difícil desacierto de considerar similares a todas las actividades, sin poder excluir las más urgentes de las menos; etcétera.

Con el principio de Pareto podemos reparar entre las tareas que contribuyen a conseguir el objetivo marcado. Debido a que la mente divaga tanto, conviene centrarnos en un 20% de calidad de trabajo que produzca resultados óptimos.

No se tiene que confundir que halla que trabajar menos, puesto que nuestro éxito puede menguar, de ahí que surja la Ley de Parkinson:

"La tarea se extiende para dedicar el tiempo disponible para finalizar la faena".

En la práctica: Si en 4 horas debes ejecutar algo que comúnmente ocupa seis horas, dejarás cualquier distracción en favor de lo más urgente. Vale decir que el oficio que nos hace declinar es el que más precisamos hacer. La clave radica en poner en práctica estos 2 principios para optimizar tu rendimiento consiguiendo más haciendo menos.

Por tanto:

* Sentirse enfrascado en tareas que no poseen relevancia no comunica que hagamos algo que nos rinda alguna utilidad. Distingue entre las actividades relevantes.

* Procura hacer más en menos tiempo con el Principio de Pareto y extiende el tiempo de labor hasta acabar con la tarea propuesta, tal como plantea el principio de Parkinson. Al acabar la jornada notarás de qué modo has aumentado tu productividad.

* Fusiona estos principios y obtendrás dinamita pura para demoler los límites que a veces se interponen entre tú y el éxito sin mencionar que reducirás el estrés