Balanced Scorecard, No Confundir Objetivos con Estrategia

Aún cuando, en algunas organizaciones el Plan Estratégico ha fracasado. En algunos casos el Plan Estratégico pareciera estar redactado de forma perfecta, sin embargo, no consiguen ponerlo en práctica. Porqué sucede eso, veamos:

Cuatro razones para que fracase el Plan Estratégico

1ra. razón

La estrategia base de su organización, expresada en su Plan Estratégico, muchos directores y gerentes no saben o no consiguen identificarla o entenderla.

Ocurre con bastante frecuencia cuando yo les pregunto: "cuál es la estrategia aprobada", me contestan: "¿incremento de ventas?", "¿satisfacer clientes?", por mencionar algunas. Definitivamente están confundiendo Objetivos con Estrategia.

2da. razón

Algunas organizaciones acreditan Planes Estratégicos en los que no aparece ninguna estrategia (¿no es contradictorio?). Únicamente efectúan la formalidad de contar con Visión, Misión, Valores y Políticas.

3ra. razón

La innovación estratégica no existe en el 90% de los casos. Pues en la mayoría de las veces los Planes Estratégicos sencillamente resultan copias de los anteriores, con pocas modificaciones novedosas.

4ta. razón

Los insumos que se utilizan para la producción del Plan Estratégico suelen ser subjetivos, ausentes de todo rigor científico, sin base matemática de ningún tipo.

Tres motivos para que no se alcance realizar el Plan Estratégico

1er. motivo

Los directores, gerentes y colaboradores de la organización trabajan en forma asincrónica.

Todos ellos tienen objetivos que no se hallan vinculados entre sí ni con la estrategia de la organización. Cada uno se responsabiliza de lo suyo, como si fueran áreas o quintas propias que cada uno posee y defiende.

2do. motivo

No existe un presupuesto estratégico. Solo existe un presupuesto operativo, lo cual provoca que no sea fácil lograr que se autoricen inversiones para llevar a cabo actividades relacionadas con el Plan Estratégico.

3er. motivo

Una vez diseñado el Plan Estratégico, muchos gerentes generales o directores lo archivan y jamás volverá a salir de ahí. Y en consecuencia en las reuniones de gerentes no se toma en cuenta el Plan Estratégico y las decisiones operativas se toman sin dedicar tiempo a las decisiones estratégicas.

La ayuda para todas estas dificultades se llama: Balanced Scorecard

El Balanced Scorecard, Cuadro de Mando Integral o Tablero de Comando asegura que la Estrategia sea de todos, todos los días, al consolidar el Plan Estratégico en Objetivos.

Por medio de la concordancia de los procedimientos con la estrategia, el Balanced Scorecard posibilita que se trabaje de un modo sincrónico y alineado con el propósito de hacer realidad la Visión de la organización.

Cada una de las cuatro perspectivas que ofrece el Balanced Scorecard tiene un conjunto de objetivos, indicadores, inductores, metas y planes de acción que acuden a alcanzar los objetivos y la Visión del Plan Estratégico.

De esta forma la organización se encuentra alineada de modo directo a una estrategia clara y precisa.

Balanced Scorecard, FODA y FCE

Ya que la Estrategia es lo que impulsa al Balanced Scorecard, el Plan Estratégico tiene que ser elaborado señalando los objetivos reales que proceden de los Factores Críticos de Éxito (FCE), que son los decisivos de los resultados que la organización planea conseguir. Definir objetivos sin antes haber definido los FCE es similar a conducir de noche un carro sin luces.

Es preciso que los FCE sean considerados como Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas de la organización por medio de un análisis FODA objetivo, racional y con rigor científico. Puesto que ésto orientará a la organización la dirección a seguir en los próximos tres o cinco años.

Para mayor información te invito a visitar:

Scorecard Softwarel

Balanced Scorecard

Softwarel