Cómo Aprovechar Mejor el Uso de Publicidad Exterior

La publicidad exterior es bastante versátil hallándose en una vasta pluralidad de formatos tales como rótulos luminosos, vallas, carteles y en sitios públicos atestados como actividades culturales, deportivos o desfiles.

Generalmente la publicidad exterior se emplea como soporte y complemento a campañas publicitarias divulgadas en otros medios como la televisión y la prensa sirviendo de recordatorio de los mensajes enviados por estos.

Ubicando la publicidad exterior en sitios estratégicos se consigue un considerable número de impactos. A su vez, la publicidad exterior puede ir perfilada a ciertos segmentos los cuales son difíciles de alcanzar a través de los medios tradicionales como la prensa o la televisión a pesar de que en términos generales hay que decir que la publicidad exterior está dirigida a todo el mundo pero a ninguna persona concretamente.

El mayor problema para la publicidad exterior es luchar contra los grandes colosos publicitarios que monopolizan los espacios para promoverse, por otra parte, resulta impráctico medir el impacto y los réditos de la inversión.

Habitualmente se suelen examinar zonas comerciales y centros de ciudades. Es de importancia hallar vías para emplazar nuestra publicidad exterior vinculados con el producto que se ofrece de tal suerte que se preste más atención e incite el interés en el cliente potencial.

Por citar un caso, con la publicidad exterior para productos deportivos, ésta se puede ubicar próxima a gimnasios, estadios e instalaciones deportivas.

Existe infinidad de soportes de publicidad exterior como vallas publicitarias, rótulos y carteles mas igualmente es bastante característico el empleo de carteles en el transporte público e inclusive el uso de coches diseñados exclusivamente para la campaña, esto es lo que se conoce como roadshow o un evento exterior publicitario en el que se lleva a cabo un itinerario particular con un vehículo diseñado y producido para la ocasión.

Existe lo que se llama publicidad exterior móvil con vehículos publicitarios como autobuses publicitarios o un camión publicitario o hasta un trailer permitiendo de esta manera el lanzamiento de una campaña a través de un itinerario.

El secreto de una buena publicidad exterior es que sea interesante para captar la atención de los caminantes, a la vez tiene que ser sencillo y con un mensaje preciso.