Consejos para limpieza de alfombras

En seguida compartiremos brevemente los métodos más usuales de limpieza de alfombras que se usan hoy en día.

El sistema industrial que más se emplea actualmente para lavar alfombras es el de vapor. Inicialmente se rocía la alfombra con una solución limpiadora y agua caliente con el propósito de eliminar la suciedad de las fibras. Acabado ese tratamiento se aspira la solución. El costo de este proceso es alto, no obstante se aplica en grandes extensiones y en alfombras muy sucias. La maquinaria con la que se hace es cara y comunmente mientras más potencia se tenga los resultados son mejores. Es preciso referirnos a este detalle, ya que al contratar los servicios de una empresa que proporcione estos servicios habrá que asegurarse que cuentan con la maquinaria adecuada, porque no es igual usar una máquina portatil de vapor para limpiar nuestra alfombra, a que la empresa llegue con un camión especialmente diseñado y equipado para este tipo de limpieza.

Si aparte de una limpieza profunda para nuestra alfombra, también necesitamos repararla por hallarse muy gastada y sucia, tenemos que asegurarnos de contratar una empresa especializada en ese servicio. Esas empresas tienen los productos y equipo a los que un usuario común no tiene acceso, debido a su alto costo y/o mantenimiento. Si es preciso, una empresa especializada se podría llevar nuestra alfombra para utilizar una limpieza más profunda con equipo industrial, repararla, pintarla y lo que se haga conveniente de acuerdo al daño que tenga.

Los métodos descritos podrían ser para situaciones severas, la mejor manera de ahorrar dinero es el cuidado y mantenimiento preventivo. Para alargar la vida de ésta se aconseja de forma general el hacer pruebas en una pequeña superficie visible, con el propósito de evitar un daño al color o a las fibras, asimismo se recomienda el seguir las instrucciones de uso de todo agente limpiador que usemos y muy importante, respetar los tiempos de secado del método de limpieza que hayamos seleccionado. Con estos simples consejos estaríamos cuidando nuestra alfombra, tanto como nuestra economía.