El Secreto para Bajar Peso 1 Libra por Semana

La serie típica de acontecimientos en cadena que conduce al fracaso en cualquier plan de tipo permanente para bajar de peso, es como se exhibe aquí: Una persona al inicio se siente en extremo ansiosa por bajar peso. Busca de inmediato restringir el consumo de calorías por debajo de lo que su organismo demanda para su funcionamiento típico cotidiano. Por esa razón, el organismo reacciona en un empeño por "equilibrar" éste déficit haciendo reducir la acción del metabolismo - Dicho de otro modo, ¡la tasa a la cual el organismo usa las calorías como combustible!

Con éste modo impropio para bajar de peso, el cuerpo se las ingenia para lidiar con el estrés, de modo que acude a sus reservas de combustible. Aún cuando estas reservas involucran reservas de grasa, ¡el cuerpo nota que los músculos resultan ser una buena fuente de combustible también! A medida que el cuerpo utiliza su propia musculatura, hace que reduzca tanto la masa muscular y como el metabolismo.

Al comprobar estos cambios drásticos, la persona cesa todo esfuerzo mal encaminado y retorna a sus hábitos nutricionales. Otra vez, lo perjudicial acá es que empieza a ganar peso por encima del que poseía al comienzo. Por lo que nuevamente retorna a la dieta restrictiva y el fracaso para bajar de peso se vuelve una constante.

Para bajar peso, se presentan 2 alternativas principales a través de las cuales terminar con esta condición nada buena y lograr que todo funcione a tu favor. La primera consiste en no disminuir de forma radical tu ingesta de calorías. Obrar de modo contrario implicará la ocasión para ubicarse en una condición de hambruna y la verdad es que a fin de bajar de peso, la reducción de calorías tiene que ser gradual y poca - cerca de 250 calorías al día menos de lo acostumbrado.

Se hallan múltiples opciones para efectuar reducciones de calorías. Por ejemplo, si solías acompañar tus comidas bebiendo sodas - las que aportan 250 calorías, por cada 20 onzas - puedes sustituirlas tomando agua. Si no puedes dejar la costumbre, hay agua carbonatada que hasta viene en presentaciones con ligeros sabores frutales y bajos en calorías.

El otro ingrediente esencial para bajar peso y burlar las defensas de tu cuerpo contra el hambre es hacer ejercicio físico. Si ya te encuentras utilizando tus músculos haciendo ejercicio, tu cuerpo ya no percibe a tus músculos como fuente indispensable para la extracción de combustible.

Ocupar tus músculos da a tu cuerpo la señal de que los NECESITAS, por lo que utilizarlos igualmente para completar las necesidades de energía del resto del cuerpo no constituye una excelente idea. Además de conservar o expandir tu masa muscular, el ejercicio brinda a tu cuerpo un ímpetu. Ésta reactivación del metabolismo va más allá de la jornada de ejercicio y podría servirte para eliminar más calorías todavía, con lo que consigues bajar peso.

Si quemas 250 calorías diarias al ejercitarte y bajas gradualmente tu ingesta calórica a 250 calorías diarias, tu déficit calórico global ascenderá a 3500 calorías a la semana. Esto te posibilitará bajar peso a razón de una libra por semana. Como puedes darte cuenta, de ésta receta es la que deriva se la recomendación de bajar de peso 1 libra a la semana. Y, ¿sabes otra cosa? Se trata de una libra de grasa - ¡no de masa muscular! Por esa razón, nunca ignores todo el tiempo llevar las cosas pausadamente siempre que busques bajar peso.