Saber cuándo el Radiador está roto y el motor se calienta

El radiador de un carro se compone de uno o dos tanques en donde almacena el líquido refrigerante o agua. También hay un ventilador que garantiza que este líquido no se caliente ni evapore.

Respecto al radiador existen algunas causas por las que el motor de tu carro se puede calentar:

- El ventilador no funciona: posiblemente el switch (interruptor) se dañó o el relay se quemó.
- Alguna manguera se ha obstruido con basura.
- Uno de los 2 tanques del radiador está roto y se fuga el líquido.

Si el carro se te calienta estando en marcha es importante que te detengas y esperes el tiempo necesario para que la tapón del radiador se enfrie y puedas abrirlo con un trapo. Puedes echar agua encima del tapón estando el carro apagado y luego intentar abrir con la mayor precaución posible, el rostro lejos y destapando el tapón muy despacio asegurándote que tus manos no quedan expuestas al vapor caliente.

Luego vuelves a encender el auto (ya que el motor está aun caliente después de haber andado en marcha) y le echas agua al tanque hasta que deje de echar vapor. Si notas que el agua no queda retenida por mucho tiempo es porque el tanque del radiador está roto.

Si es un tanque de plástico no se puede reparar a menos que lo cambies. Esta es una opción costosa y es muy probable que se te vuelva a perforar el nuevo tanque.

Lo mejor es que le mandes a hacer un tanque de bronce que posteriormente podrás soldar si llegase a tener una fuga.

El diagnóstico de un tanque de radiador perforado te lo pueden hacer ahí mismo a donde te los fabrican. Generalmente hacen estos trabajos los que trabajan hojalatas y láminas de bronce, latón y cobre.

Otras causas pueden ser mangueras obstruidas o perforadas. También las abrazaderas pueden no estar muy apretadas y eso causa una fuga.

En el peor de los escenarios el carro podría tener la culata rota y eso requeriría ya un diagnóstico más avanzado en un taller mecánico.