Crítica a la Película El Capitán América con Chris Evans

El guión de la película marcha así: Es 1942, la Segunda Guerra Mundial esta en todo auge y Steve Roges (Chris Evans) pretende luchar contra los Nazis. Su mala fortuna es que pesa solamente 90 libras, además de tener una serie sin fin de impedimentos médicos por ejemplo el asma, todo lo cual lo descalifica para ayudar a su país, quedándose con el definitivo aliento de mirar a su inmejorable colega Bucky Barnes ultimando los preparativos para marchar a la batalla.

Pero la coyontura no es tan desfavorable para Steve luego de que le otorgan la chance de unirse a un ejercicio experimental que lograría alterar su apariencia física, según un misterioso científico. De ese modo Steve se introduce dentro de un insólito artefacto para este propósito.

Steve emerge de la máquina transformado en una versión muy bien mejorada de sí mismo. Luego de que Bucky y los demás soldados son capturados por la Calavera Roja, Steve ahora llamado Capitán América es asignado a una misión no permitida para ingresar en terreno hostil y librar a sus compinches.

El Director Johnston se encarga de brindar un filme con tomas de acción la primera hora, después de lo cual la película se torna incierta ya que a causa de una serie de transcursos desafortunados desmejoran la efectividad del Capitán América.

Además de la inmejorable rutina de entrenamiento de Chris Evans para su fantástica transformación en el musculoso Capitán América, después de haber sido un fragil personaje que pasa de una figura despreciable a una de un súper héroe que antepone el servicio a su país. Este es un significativo punto de partida para Evans después de sus actuaciones en rodajes de comedias. Además destacan mucho las actuaciones del resto del elenco.