7 Pasos y 3 Consejos para Reparar y Cambiar Llanta a tu Carro

1.- Pon las luces intermitentes y despacio hazte a un lado de la calle. Encuentra un lugar que sea visible pero también alejado del tráfico. Evita las superficies blandas e inclinadas. Abre el capó para indicar a los demás motoristas que tienes problemas mecánicos, o pon algunos triángulos a unos intervalos de 3 metros lejos del carro.

2.- Aplica el freno de mano y pon la transmisión en parking o en primera de modo que el carro se quede quieto y no role.

3.- Abre el maletero o baúl y saca la llanta de recambio, la palanca y el gato mecánico, además de una llave para aflojar las tuercas, por si acaso también una lámpara si es que te tocó hacerlo a oscuras.

4.- Bloquea las otras ruedas con rocas para prevenir que el carro se mueva.

5.- Remueve el tapacubos (si es necesario) con el destornillador. Muchos carros nuevos tienen tapacubos que no requieren ser removidos para acceder a las tuercas.

6.- Utiliza la llave para aflojar las tuercas en la llanta ponchada (pero no las remuevas). Para aflojar gira la llave en sentido opuesto a las manecillas del reloj.

Recuerda: solo aflójalas ligeramente. Si no afloja con facilidad, coloca la palanca al final de la llave y empuja hacia arriba para evitar lastimarte.

Si una tuerca en cada llanta luce diferente del resto y la llave para aflojar tuercas no parece calzar, es porque tienes tuercas con bloqueador (para prevenir el robo de llantas). Revisa la guantera de tu vehículo para revisar si tienes la llave espacial que sirve para quitar desbloquear y aflojar después con la llave para tuercas.

Cuando todas las tuercas estén ligeramente aflojadas, coloca el gato mecánico sobre la superficie asegurándote que quede bien estable contra la superficie del suelo y en posición vertical (no hagas esta operación en suelo arenoso o tierra floja). Encontrarás diagramas indicando dónde colocar el gato mecánico ya sea en el manual del propietario del vehículo o en una etiqueta pegada al gato mecánico.

La mayoría de vehículos tienen un pequeño espacio cerca de cada llanta para ser usado con el gato mecánico. Comienza a levantar el carro ligeramente más arriba de lo necesitado para remover el pinchazo; la llanta de repuesto será más grande ya que está repleta de aire.

8.- Remueve completamente las tuercas. Ponlas en tu bolsillo o en algún otro lugar donde no se te pierdan.

9.- Quita la llanta pinchada y ponla en el maletero.

10.- Pon la llanta de recambio. Si no estás seguro cómo encaja la llanta, busca la válvula de aire, siempre se muestra hacia afuera.

11.- Coloca las tuercas y ajústalas girando la llave en dirección de las manecillas del reloj. Coloca las tuercas de forma entrecruzada o siguiendo un patrón como de estrella de modo que la llanta no se te corra.

12.- Baja el carro con el gato mecánico, sácalo de abajo y guárdalo en tu maletero.

13.- Ajusta con suficiente presión las tuercas usando la palanca.

14.- Coloca el tapaculos (si es necesario).

15.- Coloca todo de vuelta en su lugar de forma ordenada de modo que este el equipo listo para usarse la próxima ocasión.

16.- Quita los triángulos de la carretera y dirígete a un puesto de reparación de llantas ponchadas o pinchazo, usualmente es barato.

Consejos

Revisa la presión en la llanta de recambio cada mes. Muchos conductores olvidan hacer esto y dejan que la llanta se desinfle en sus maleteros.

Practica cambiar la llanta en tu vecindario. Averigua cómo funciona tu gato mecánico así estarás menos estresado cuando la cosa suceda en realidad.

Muchos carros pequeños vienen equipados con una llanta de repuesto temporal, una llanta más pequeña y delgada que no es para manejar grandes distancias a altas velocidades en carretera. Esto estará indicado a un lado de esa llanta. Una llanta pequeña de repuesto requiere más aire que una llanta de tamaño regular para tu carro.