Cómo Aumentar tu Confianza para Hacer Reparaciones a tu Carro

Para hacer tus propias reparaciones a tu carro o cualquier medio de transporte motorizado necesitarás coraje, confianza y tener la certeza de que "soy tan bueno como cualquiera".

¡Da las gracias!

Cuando algo se arruine alguien siempre dice "¡podría haber sido peor!" Algunas veces eso me molesta, pero ¡tienen razón! ¡DA LAS GRACIAS!

¡Pudo haber sido mucho peor!¡Bastante peor!¡Da las gracias!

¡Observa detenidamente el problema

Sea que se trate de un carro destrozado o una reparación hogareña tómate tu tiempo para revisar detenidamente la situación antes de decidir lo que vas a hacer después.

Se trata de tu carro o tu casa, así que ¡es tu decisión! Incluso si no haces la reparación tu mismo o decides contratar a alguien te sentirás bien por no haberte apresurado a tomar una decisión a la ligera.

Una hora después de haber observado los daños teníamos la mayoría de las partes dañadas desarmadas en el suelo. Fue fácil ver lo sencillo que resultó hacerlo.

Parece como si diseñaran las cosas para ser reemplazadas en los carros.

¡Manté una actitud positiva!

Quizás no tengas todas las herramientas pero apuesto a que sí tienes un amigo que las tiene.

Es sorprendente cuánta gente está dispuesta a ayudarte, si estás dispuesto a aceptar la ayuda en lugar de andar mal encarado con mala actitud.

Puedes almorzar y hacer alguna tarea, aprender cómo usar las herramientas y crear una verdadera relación, todo en unas cuantas horas.

¡Párate y observa lo que has hecho!


Si ya has metido mano en el proyecto ¡estarás maravillado! ¡Wow!

No te pongas a cantar victoria o te deshagas de la ayuda que recibiste en este punto. Has hecho progresos. Podrías limpiar un poco las cosas, merendar y descansar por el resto del día. Tómate tu tiempo para decidir lo que sigue.

¡Piensa en la confianza que has ganado!

¡Decide cuán lejos estas dispuesto a llegar!

Después de unos días decidimos hacer un poco más. El tiempo entre tanto fue usado para decidir qué partes necesitábamos y cotizar su precio. Encontramos todo lo que necesitamos en nuestra localidad. Algunas partes nos las dieron personas que conocimos mientras buscábamos los repuestos.

Hicimos muchos amigos y nadie se sorprendió con que hiciéramos nuestras propias reparaciones. Incluso encontramos repuestos del mismo color.

¡No tengas miedo de elogiarte!

A estas alturas pensábamos "¡nosotros estamos reparando este carro!" Y así lo hicimos. Terminamos comprando algunas luces, haciendo un poco de pintura en spray al parachoques delantero. ¡Fue divertido aprender cómo hacerlo también!

Nuestra reparación no fue perfecta, pero para nosotros ¡fue maravillosa!

No importa qué proyecto tengas en mente. Hicimos nuevos amigos, aprendimos nuevas destrezas y ganamos la confianza que ¡tendremos de por vida! Hicimos todo el trabajo a la orilla de la carretera. Este carro volvió a rodar después de cinco años desde el accidente.

¡Lo hicimos!¡TU TAMBIÉN PUEDES HACERLO!¡No tienes que saber cómo se hace cuando comienzas!

Usa guantes y lentes cuando las cosas comiencen a salpicar o desprenderse.

Si te sientes desmotivado, ¡tómate un descanso!

¡Nunca permitas que el no saber cómo hacer algo te detenga e impida que aprendas algo nuevo!