Consejos Cómo Curarte y Quitarte los Nervios antes de la Boda

Ve a un lugar tranquilo para entrar en contacto con tus sentimientos cuando sea que las presiones del matrimonio por celebrarse te asalten.

Reflexiona sobre lo que más disfrutas acerca de tu pareja, los factores que te hacen pensar que los harán felices y qué es lo realmente importante para ti en la vida y el amor.

Piensa en el momento justo que supiste que querías pasar y amar por el resto de tu vida a tu pareja.

Haz memoria de las parejas que han sobrevivido el paso del tiempo y han celebrado tantos años juntos casados. Pueden ser una buena fuente de inspiración y modelos a seguir.

Habla con tu pareja acerca de tus dudas y temores. No tienes que esperar hasta el día de la boda para comunicarte.

Limita el tiempo que pasas con aquellos podrían hacerte dudar. Asegúrate de que tus temores son los tuyos propios y no los de tus amistades o tus familiares.

Haz un tiempo antes de la boda para pasar una noche romántica con tu pareja, lejos de todos los planes y pláticas de boda.

Considera ir a donde un consejero matrimonial para hablar sobre tu tus dudas.

Determina qué es lo que realmente te estás cuestionando - si es la relación en sí o simplemente la idea del matrimonio. Si tu respuesta es la última, tan solo tienes que ser consciente de que muchas parejas también atraviesan por los mismo temores - después de todo, estás a punto de dar un paso grande en tu vida.

Hazte algunas preguntas acerca de cualquier cambio posible que podría tener lugar o que hayas descubierto desde el compromiso. ¿Está exhibiendo tu pareja un comportamiento diferente o involucrándose en actividades con las que no estás de acuerdo? Estas son cosas que deberían hablarse antes de proceder con los planes de boda.