¿Hasta dónde la experiencia es esencial en un proyecto?

La experiencia, en todas las facetas de la vida es algo altamente apreciado, de hecho para llegar a tener este codiciado atributo deben pasar años y nunca es suficiente para no cometer errores, ellos son un nutriente esencial para ir aprendiendo de las derrotas y plantearse nuevos retos sin desaciertos ya vividos.

La propia naturaleza del hombre lo va dotando de capacidades, estas van apareciendo justamente en el momento exacto que necesita habilidades para enfrentar el medio, cada una de las generaciones aporta a la sociedad sus bondades, los niños su inocencia, los jóvenes su alegría y los más maduros su experiencia.

No se puede pretender exigir a un adolecente comportamientos que no estén acorde con su edad, en muchas ocasiones los padres queremos que nuestros hijos actúen con la responsabilidad que no está a la medida de su prioridades y sencillamente no perciben cosas que para nosotros los más maduros son evidentes, al igual sucede cuando queremos que nuestros padres y abuelos actúen con la claridad y capacidades que ya han ido perdiendo durante la vida, por eso es importante reconocer que cada etapa de la vida se manifiesta acorde a las cualidades físico y mentales de la edad.

En el plano profesional, cuando se trabaja en equipo, para conseguir resultados satisfactorios en la gestión y realización de proyectos, es muy importante tener en cuenta que las personas de mayor experiencia en una rama, no deben imponer sus criterios por encima del resto del equipo avalado por esa condición, la persona en la medida que va madurando se convierte en conservadora, por esto el ingrediente que puede suministrar un colaborador joven, con ese manantial de agua fresca debe ser altamente valorado a la hora de hacer un proyecto, toda meta que te propongas en la vida, sea personal o profesional tendrá sus riesgos, los cuales deben ser asumidos con optimismo y objetividad.

En la actualidad, se está presentando un fenómeno producido por el desarrollo tecnológico tan acelerado, profesionales con altos conocimientos teóricos y prácticos, han ido quedando obsoletos con los nuevos sistemas y software informáticos, aplicados en las diferentes ramas de la economía y la producción, es importante reflexionar y darse cuenta que los computadores no son inteligentes, solo hacen lo que el ser humano es capaz de programar en ellos, armonizar los mecanismos que tenemos a nuestro alcance puede dar la solución a obtener de cada persona lo que justamente puede aportar y hacer efectivos los proyectos que nos planteemos.