Secreto y Poder de Ley del Ritmo - Principios Universales de Dios 1

Este es el principio que encierra la verdad de que es manifestado por un determinado movimiento de avance y regreso, en todo se manifiesta una vibración media un flujo y reflujo, un movimiento semejante al del péndulo que se traslada de un polo a otro, según el principio de polaridad, en el cual el ritmo esta estrechamente relacionado entre los dos polos de un todo.

Esto nos da que la oscilación rítmica vaya a los extremos del polo, simplemente esto sucede muy rara vez, en lo que es difícil suponer entre los dos polos opuestos, siempre, hay un avance y un regreso, una elevación y caida en que se manifiesta en todas las cosas y fenómenos del universo.

Esta ley se denomina "Todo fluye y refluye" todo tiene sus periodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende, todo el movimiento es como un péndulo, a la derecha e izquierda, y su ritmo es la compensación.

Esta ley rige en todo el universo para las estrellas, los soles, mundos, mentes, energía, espíritu, materia, animales, vegetales, hombres (Varón y Mujer), etc.

Lo vemos en toda la historia en las caídas y triunfos de todos los pueblos, en sus conquistas de naciones, es decir en todos los planos este principio del ritmo universal de Dios esta en función.

En el plano Espiritual, siempre hay una emanación seguida de una absorción, es decir nosotros damos el origen de nacer de Dios, lo que quiere decir que descendemos a conciencia material y luego la materia muere es decir, morimos para ser absorbidos por la conciencia Espiritual, esto lo que denominamos la ley del ritmo o este es el gran ritmo de todos nosotros, pero este principio lo vemos en todo.

Así, lo vemos en los grandes principios filosóficos, políticos, gobiernos, nacen crecen y llegan a la madurez, descienden y desaparecen es decir, mueren, como todo principio de la ley del ritmo.

Todo lo que vemos, la naturaleza, el hombre (varón y mujer), el día y la noche, las estaciones del año, nada esta en reposo todo se mueve al ritmo de Dios, Todo tiene su propio ritmo que Dios le a dado según su voluntad.

También lo vemos en todas las faces de la vida humana a través de la actividad.

Las mareas de la vida fluyen y refluyen de a cuerdo con la ley del ritmo de Dios, a través de su voluntad es en que se mueve todo, así vemos suceder en todos los cambios de ánimo fluctuantes, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestros estados en que nos encontramos en cada momento de nuestras vidas.

Muchas veces empezamos algo nuevo pero, no sabemos por que al tiempo recae nuestro ánimo para volverlo a hacer, empezamos de nuevo y vuelve y recae de nuevo este es lo que llamamos el estado de la ley del ritmo.

Así nos va manejando esta ley así como toda ley es inmutable, siempre se cumple.