Los siete poderes y secretos de los principios universales

Estos siete poderes y secretos de los principios universales se deben de aprender de memoria en el mismo orden en que los escribo estos son: mentalismo, correspondencia, vibración, polaridad, ritmo, causa y efecto, generación.

La amplitud de los principios solo se adquiere meditándolos con su propio espíritu quien es que enseña, el Señor Jesús dijo: "El reino de los cielos está dentro de ti" y Él mismo dijo estas palabras "El reino de Dios está a mano".

Dios es infinito, no tiene limites, además nosotros no lo podemos limitar, ya que es mente finita, omnipotente, omnipresente, sabio, y Dios no puede contener infinito, lo que equivaldría a tratar de introducir el universo completo en el planeta tierra.

Ahora, nada impide vaciar la tierra en cada planeta, estrella, galaxia, en fin, tantas veces fuera necesaria, es lo que vamos hacer y a estudiar a Dios por partes, cada parte nos va ha dar un poco de compresión, al tiempo que vamos ampliando en calidad, ya que entre más se cumpla el bien proporcionado, nuestro ser va alcanzando el atributo de la supremacia, ya que entre más se contempla el bien perfecto, nuestro ser va alcanzando la eficacia.

Nuestro universo gira en una plataforma en siete, como por ejemplo siete aspectos de Dios que iremos estudiando poco a poco para adquirir la sabiduría, conocimiento, siete son los principios y los poderes universales, siete años es la etapa del hombre, siete notas musicales, siete son los colores del espectro, siete son los días de la semana, séptimo día descanso de Dios, siete meses son la gestación para que un bebe viva fuera del vientre de su madre en el ser humano.

La metafísica nos enseña a ser unas personas en equilibrio, armonizando para que nuestros patrones cambien y podamos llevar una armonía y paz interior en todo nuestro ser.

El camino mas cercano y simple es practicar con nosotros mismos para que aprendamos a sentir el cambio en nuestro ser interior que esta dentro de nosotros.

Cambiando o transmutando todo lo malo para el bien en nuestras vidas, así como son los cielos así son también en la tierra en la que habitamos.

Continuaremos estudiando cada poder y secreto de los principios universales que nos rigen para ser unas personas con un despertar en el Cristo que llevamos dentro de nosotros.

Sigamos adelante pues, la vida continua en cada momento, cada segundo así que debemos ser personas para el bien y no para el mal, haciendo lo bueno excelente.