El sabor dulce de los problemas

A la mayoria de las personas, el pasar por situaciones problematicas trae un sin fin de inquietudes que pueden llegar a causar incluso transtornos emocionales. Las pruebas, los momentos dificiles, son algo natural en el trascurso de nuestra vida. Esto no debe contemplarse como algo horrible y desalentador, sino que más bien deberiamos de gozarnos en tener un nuevo reto que superar. No se llega al triunfo sin fracasos, no se llega a la meta sin esfuerzo, no hay corona sin sufrimiento. La sagrada escritura, un libro por cierto increible, y que puede ciertamente, cambiar nuestra vida, nos dice: Que es necesario que a traves de muchas tribulaciones, entremos en el reino de los cielos. Tambien Jesús dijó a sus discipulos que estrecha es la puerta y angosto el camino que nos lleva a la vida eterna. Al igual que en lo espiritual, también en la vida natural,las pruebas hán de ser para nosotros, no una desgracia, ni mucho menos un motivo de depresión, sino un reto, un motivo más para vivir. tiene que ser para nosotros, como el atleta que se dispone a correr en el estadio, y que tiene que darlo todo para ganar la carrera. Ciertamente, debemos prepararnos para esos dias malos, que de cierto vendrán a nuestra vida, y eso requiere transformar nuestra manera de pensar. La gente que triunfa, tine una mentalidad de victoria, son positivos, han aprendido el poder del riesgo, y saben superarse cuando las cosas no salen bien. La escritura nos dice, todo lo puedo, pero añade, en Cristo que me fortalece. El salmista David y rey de Israel dijo: Aunque un ejercito acampe contra mi, no temeré. Estas palabras, no son puramente una fantasia, o un pensamiento, esta palabras son fruto de la fe en Dios y la confianza que podemos tener, no solamente en nosotros, sino en Dios que nos ayuda y nos fortalece. Espero que reflexiones sobre estas palabras.