Instrucciones y Consejos para Limpiar tu iPod de vez en cuando

Tomarte tu tiempo para limpiar tu iPod apropiadamente te ayudará a que se vea bien y funcione de maravilla los años siguientes.

Desconecta todos los cables de tu iPod antes de comenzar con la limpieza.

Apaga tu iPod manteniendo apretado el botón de Play/Pause en la rueda clicable. Mueve el interruptor a la posición de cerradura o Lock. Deja tu iPod así por al menos dos minutos antes de comenzar la limpieza. Esto lo haces para asegurarte de que esté apagado.

Humedece una paño suave y limpio con agua. Para evitar rayar el acabado de tu iPod, usa una toalla suave o un pequeño pedazo de trapo que no deje fibras al pasarlo. Asegúrate de no sobresaturar el paño o podrías dañar tu iPod.

Limpia cualquier suciedad, residuo o cualquier sustancia extraña que se haya adherido a tu iPod. No dejes que se filtre agua por ninguno de los puertos o entradas. Aunque el iPod este apagado, si el agua ingresa al interior, corres el riesgo de cortar la energía.

Usa otro paño seco, libre de suciedad para remover cualquier humedad de tu iPod. Para evitar rayarlo, usa una pieza de gamuza o microgamuza. Es bueno tener de esta tela a la mano para futuras limpiezas.

Si se filtra algo de agua por los puertos de tu iPod, colócalo boca abajo sobre un paño seco y deja que seque ahí por 48 horas antes de volver a encenderlo.

No uses nada más que agua para limpiar tu iPod. Los productos para limpieza pueden dañar el acabado exterior de tu iPod.

No uses un secador de pelo para acelerar el proceso de secado.